Condenan a sub oficial del Ejército (r) por matar por la espalda a joven de 18 años en 1974.

El ministro en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción, Carlos Aldana Fuentes, condenó a la pena de 5 años y un día de presidio efectivo al suboficial en retiro del Ejército Manuel Antonio Latorre Chacón, como autor del delito de homicidio simple de Vasco Alejandro Ormeño Gajardo (18), ilícito perpetrado en la madrugada del 28 de febrero de 1974, en el camino que une Concepción con Penco.

Según los antecedentes recopilados en la investigación, el ministro Aldana Fuentes logró acreditar que en la tarde del 26 de febrero de 1974, Vasco Alejandro Ormeño Gajardo, concurrió al domicilio de un vecino del sector de Chillancito y le arrojó una piedra a la vivienda, originándose un altercado entre ellos.

«Que, a raíz de este incidente, una patrulla militar compuesta por alrededor de cinco soldados y comandada por Manuel Antonio Latorre Chacón, concurre al domicilio de Ormeño Gajardo, ubicado en calle Santa María N° 50, Chillancito, Concepción y sin orden competente, procede a su detención ilegal, en horario de toque de queda, subiéndolo al vehículo militar y bajo su custodia, lo trasladan al camino de Concepción a Penco, donde Latorre Chacón ordena detener el vehículo, conmina al detenido a bajarse del vehículo y luego le dice que se vaya y cuando este le da la espalda, toma el fusil de un conscripto y le dispara un tiro, causándole una herida que le perfora el esófago y ambos pulmones, lesiones que le produjeron la muerte», sostiene el dictamen.

El cuerpo de Vasco Ormeño «fue encontrado en el Fundo ‘Landa’, ubicado en una ladera del camino Concepción a Penco, siendo remitido por Carabineros a la morgue local para su autopsia y posterior entrega de los restos mortales a sus familiares», agrega la resolución.

Al dictar condena, el alto magistrado consideró que los hechos constituyen un delito de lesa humanidad, debido a que «la característica principal de esta figura es la forma cruel con que diversos hechos criminales son perpetrados, los que se contrarían de forma evidente y manifiesta con el más básico concepto de humanidad; destacándose también la presencia del ensañamiento con una especial clase de individuos, conjugando así un eminente elemento intencional, en tanto tendencia interior específica de la voluntad del agente».

Fuente: Poder Judicial de Chile

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.