Confirman condenas a “Checho” Hirane, “Profesor Rossa” y Mario Mauriziano por delitos tributarios reiterados.

Tras una larga investigación de 11 años, en que el 2014 fueron encontrados culpables “El Profesor Rossa”, su pareja Mónica Arteaga, el humorista “Checho” Hirane, el comentarista deportivo Mario Mauriziano y la facilitadora de las boletas ideológicamente falsas, la ex productora Paula Bocaz, este martes la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó las condenas de 3 años y un día de presidio, con el beneficio de la libertad vigilada, y el pago de una multa del 100% de lo defraudado en contra de los cinco imputados, por delitos tributarios reiterados, ilícitos perpetrados entre 1997 y 2002.

De esta manera, en fallo unánime, la Undécima Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Mario Gómez, Maritza Villadangos y Carlos Carrillo– confirmó la sentencia que condenó a Sergio Iván Arenas Maturana, Elena Mónica Arteaga Bascuñán, Paula Bocaz Cerda, Sergio Hirane Sarkis y Mario Mauriziano Apolito, como autores del delito contemplado en el artículo 97 Nº4 del Código Tributario.

Asimismo se confirmó la resolución que absolvió a Jorge Eduardo Contreras Pérez por haberse acreditado en sede administrativa que las operaciones que realizó eran ideológicamente verdaderas.

La resolución confirmó en todas sus partes la sentencia del ministro Alejandro Rivera –designado por la Corte Suprema para fallar procesos pendientes del antiguo sistema criminal–, quien logró determinar los siguientes hechos:

“I. Que durante los años 1997 a 2002, los representantes de la empresa “Producciones Rossa Ltda.”, usaron, registraron y declararon crédito fiscal del Impuesto al Valor Agregado IVA, respaldado en facturas falsas que daban cuenta de operaciones inexistentes, aumentando sus costos y gastos operacionales, afectando de esa forma la base imponible del Impuesto a la Renta y obteniendo devoluciones de impuestos en forma indebida, ocasionando un perjuicio fiscal total que ascendió a $589.043.545.- (quinientos ochenta y nueve millones cuarenta y tres mil quinientos cuarenta y cinco pesos);

II. Que, Paula Bocaz, procedió a emitir durante los períodos tributarios noviembre de 1998 a diciembre de 2000, 118 facturas falsas por servicios que nunca fueron prestados y que no guardaban relación con los ingresos por ésta declarados a diversos contribuyentes, entre ellos, “Producciones Rossa Ltda.”, “Alfredo Fuentes y Cía. Ltda.”, “Comercial Los Confines Ltda.”, “JE Producciones y Publicidad Ltda.”, “Checho Producciones Ltda.”, “Inversiones Zeta Uno Ltda.” y “Gráfica Meriba Ltda.”, para que estos pudieran rebajar indebidamente su real carga tributaria, afectando el pago de Impuesto al Valor Agregado, Impuesto de Primera Categoría, Impuesto Global Complementario y devoluciones indebidas, ocasionando un perjuicio fiscal total ascendente a esa fecha a la suma de $493.823.769 (cuatrocientos noventa y tres millones ochocientos veintitrés mil setecientos sesenta y nueve pesos) (…)

IV. Que el representante de la sociedad “Checho Producciones Ltda.”, durante los años 1997 y 2001 utilizó, registró y declaró crédito fiscal de Impuesto al Valor Agregado, respaldado en facturas falsas que daban cuenta de operaciones inexistentes, aumentando sus costos y gastos operacionales, afectando la base imponible del Impuesto a la Renta y obteniendo devoluciones de impuesto en forma indebida, ocasionando un perjuicio fiscal que a esa fecha ascendía a la suma de $21.608.375.- por concepto de Impuesto al Valor Agregado; $18.121.437.- por concepto de Impuesto a la Renta de Primera Categoría; $30.699.713.- por concepto de Impuesto Global Complementario y $3.738.535.- por concepto de devoluciones indebidas, lo que hace un total de $74.168.060 (setenta y cuatro millones ciento sesenta y ocho mil sesenta pesos), y

V. Que el representante legal de la sociedad Inversiones “Zeta Uno Ltda.”, durante los años 1997 y 2001 usó, registró y declaró crédito fiscal del Impuesto al Valor Agregado, respaldado en facturas falsas que daban cuenta de operaciones inexistentes, aumentando sus costos y gastos operacionales, afectando la base imponible del Impuesto a la Renta y obteniendo devoluciones de impuestos en forma indebida, ocasionando un perjuicio fiscal que asciende a $10.987.837.- por concepto de Impuesto al Valor Agregado; $9.230.565.- por concepto de Impuesto a la Renta de Primera Categoría; $15.689.378.- por concepto de Impuesto Global Complementario y $2.280.401.- por concepto de devoluciones indebidas, lo que hace un total de $38.188.181.(treinta y ocho millones ciento ochenta y ocho mil ciento ochenta y un pesos)”.

Respecto del Eduardo Contreras Pérez se estableció que
“Que, a fojas 2.448 y siguientes, la defensa del acusado Eduardo Jorge Contreras Pérez, en lo principal de su presentación opone excepción de previo y especial pronunciamiento por prescripción de la acción penal, fundado que el delito que se le imputa es un simple delito asociado al tipo penal el inciso primero del artículo 97 Nº 4 del Código Tributario, que prescribe en cinco años. Que su representado en el año 2001 habría registrado la última factura falsa, sin embargo la acción en cuestión se interpone el año 2007, después de haber transcurrido el plazo legal para interponerla. En subsidio de lo principal contesta la acusación fiscal y particular, fundado

En que todas las facturas que recibió, estaban dentro del rango de autorización del servicio y por lo tanto eran materialmente verdaderas, asimismo todas las operaciones que justificó con estos documentos verdaderos, fueron reales. Que se acompañó al proceso la declaración del representante legal del proveedor Importadora de equipo electrónico Ltda., quien reconoció bajo declaración jurada que los servicios que facturó fueron verdaderos. Además acompañó copia de los cheques que pagó en respaldo de estas operaciones cumpliendo con la normativa.

 

 

 

 

Fuente: Poder Judicial de Chile

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook