Correos desclasificados de Clinton revelan vínculo de Uribe con paramilitares, figura un embajador en Chile.

Dentro de los cientos de correos desclasificados de Hillary Clinton por el FBI y publicados por Departamento de Estado -de los Estados Unidos- figuran al menos unos 25 que tratan sobre Colombia, y en los que se advierte del vínculo del ex presidente Álvaro Uribe Velez con grupos de paramilitares, de acuerdo a Carib Flame. Es en uno de estos correos, con fecha 2 de junio 2010, que trata sobre la visita a Colombia de Clinton en ese mismo mes, donde se hace mención a la creciente muerte de religiosos y civiles denominados “falsos positivos”, producto de los militares, muertes cuyos procesos judiciales han sido dilatados manteniéndose una impunidad de más de un 98%.

Dicho email, enviado a la ex secretaria de Estado por su jefa de gabinete, Cheryl Mills, el 3 de junio de 2010, fue re-enviado a partir de un documento del entonces embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, hoy subsecretario de Estado para asuntos de narcóticos y aplicación de la ley.

En el se le recomienda a Clinton que sea prudente en los elogios a Álvaro Uribe y que le recuerde en la reunión la necesidad de investigar temas como los “falsos positivos”, la corrupción en el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) debido a las escuchas telefónicas ilegales y la para-política que incluía a aliados, funcionarios y a un familiar del propio presidente Uribe .

Asimismo, el escrito señala que se debe considerar la importancia de los civiles que perdieron la vida a consecuencia de la violencia de los militares colombianos, un fenómeno que se conoce como “falsos positivos”. Cuyos números, citando investigaciones del relator de la ONU, Phillip Alston,“comenzaron a ocurrir con una alarmante frecuencia en Colombia a partir del año 2004”, señala el párrafo quinto del correo. Agrega que las ejecuciones extrajudiciales de civiles, disfrazados como guerrilleros muertos en combate por las fuerzas especiales de seguridad, pueden haber llegado a 1.486 durante los primeros seis años del gobierno de Uribe. Se señala también, que el entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, solo enfrentó la situación cuando los medios de comunicación hicieron estallar escándalo.

Luego se explica que el enjuiciamiento de los casos de “falsos positivos” se mueve con demasiada lentitud, siendo el caso más notorio el asesinato de alrededor de 20 jóvenes del área pobre de Bogotá, en Soacha, donde casi todos los soldados y oficiales acusados, han sido liberados de la cárcel. Así desde el 2008, estos casos han sido prolongados por numerosas tácticas dilatorias de la defensa, intentando llevarlos a la corte militar para ser vistos como “actos de servicio”. Continúa detallando que según el encargado de la ONU, se reporta que la tasa de impunidad en estos asesinatos extrajudiciales por las fuerzas de seguridad, puede ser de un 98,5%.

El párrafo séptimo, trata sobre la actuación corrupta del DAS, dice que acusaciones crecientes señalan que la institución estuvo al servicio de paramilitares y narcotraficantes. Afirma que el DAS fue usado para espiar e intimidar a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, políticos de oposición, periodistas y defensores de derechos humanos. De acuerdo con el documento del Departamento de Estado, el DAS impulsó campañas para sabotear y desacreditar a opositores del gobierno de Uribe.

“Las escuchas telefónicas, los seguimientos y la guerra política vinieron del más alto nivel de la Presidencia aunque las preguntas ‘¿Qué sabía el presidente Uribe? y ¿Cuándo supo?’ siguen sin responderse”.

En relación a la para-política (relacion de políticos con paramilitares) sostiene que muchos son aliados de Uribe y que incluye a docenas de jefes políticos, muchos de ellos terratenientes con vínculos con el narcotráfico, muchos de los cuales crearon grupos paramilitares pro gobierno que mataron decenas de miles de no combatientes en los 90 y a principio de la década del 2000.

Uno de los párrafos indica que entre los involucrados en la para-política  están “El primo del presidente Mario Uribe, el hermano de su ex ministro de relaciones exteriores e individuos que fueron nombrados por el presidente como embajadores de Colombia en Chile, República Dominicana y Canadá”.

El documento concluye diciendo que los fiscales, investigadores, testigos y organizaciones no gubernamentales que tratan de descubrir la verdad sobre estos abusos y trabajan arriesgando su vida “son también héroes y se beneficiarían enormemente si existiera una manifestación pública de preocupación por los casos que están investigando y un recordatorio de que su trabajo es legítimo e importante para los intereses de Estados Unidos en Colombia”.

El documento completo, vía Departamento de Estado, de los Estados Unidos.


Fuente: Semana; HispanTV;  Departamento de Estado, de los EE.UU.

Foto: Caribflame

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook