Ex periodista de la UDI denuncia matonaje de los “jovinistas” tras declarar sobre las boletas truchas de Novoa.

La periodista Lily Zúñiga trabajó de manera muy cercana durante 11 años con la UDI donde estuvo a cargo de la prensa, pero desde que reconoció ante la fiscalía dos boletas a SQM pedidas por Jovino Novoa por asesorías comunicacionales que nunca se hicieron, en la tienda política no solo le dieron la espalda, sino que ademas buscaron como afectarla en su trabajo particular.

En una entrevista a El Dinamo, Zúñiga reveló cómo interactúan dentro de la UDI, cómo es el trato a sus integrantes y cómo ha sido su situación antes y después de sus declaraciones.

 

Los Jovinistas y los Pungueiras

La periodista explica que Jovino Novoa es el único “coronel” con oficina propia en la sede de Suecia, cuyo poder es “incuantificable” y que lo que el decida se hace. Novoa elegía con pinzas a sus protegidos “los Iluminados” y los apoyaba económicamente. “Los que estaban con Jovino, eran los que claramente se beneficiaban con ayuda. El resto se cagaba”, señaló Zúñiga.

El partido de Jaime Guzmán esta divido en dos extremos, los “Jovinistas” (seguidores de Jovino Novoa)los niños de la Fundación (Jaime Guzmán), los de la Católica, los niños bien” cuenta Lily. Y los “Pungueira” (quienes seguían a Pablo Longueira) que  “eran los que iban a poner las banderas, los tontos útiles. No eran los pensantes, eran los rotos. Existe ese clasismo en la UDI”, agrega.

 

La “Negra Tatuada”

Y quien a su parecer es el mas clasista de todos, es el diputado Iván Moreira, otro de los imputados en el caso Penta. “Me da mucha risa, porque el que defiende que eso (clasismo) no existe es Moreira. Pero Moreira es un roto agrandado que vive manduqueando al chofer o al escolta para que le pongan la chaqueta. Y él es el que dice que no hay clasismo. Y es el gallo más clasista del mundo”.

Tal es el nivel de clasismo en el interior de la tienda política que hace cuatro años cuando se le ocurrió ser candidata a diputada, los “Iluminados” la bajaron por ser “negra” y tener un tatuaje en el tobillo.

La dueña de estas descalificaciones por la espalda es la presidenta de la bancada UDI, Maria Jose Hoffman. “Yo me enteré por el backstage de por qué me sacaron como candidata. Fue porque la señora Pepa Hoffmann, consideró que ‘cómo esa negra tatuada iba a ser candidata nuestra’. Y eso se lo dijo al señor José Antonio Kast. Y la reacción de Kast había sido solamente reírse. Casi como que es obvio, que esta cuestión no puede ser”, relata Lily.

 

“¿Cómo le voy a decir que no a Jovino Novoa?”

En cuanto a las dichosas boletas, Zúñiga contó que las emitió porque no podía negarse y que en la UDI muchos esperaban recibir “el regalito”.

Señala que su acción se debió a dos razones:

– “Tenía una relación cercana con Marisol Caviedes. Y cuando me lo pide, yo entraba en su círculo de confianza. Imagínate, ella estaba desde la época en que Jaime Guzmán estaba vivo. Emitir boletas era como que te ungían con la confianza absoluta. En el partido era como ‘ojalá sea yo el tocado este mes para que me llegue el regalito del 10%”.

– “La otra razón me da un poco de pudor, porque puede sonar como una defensa y no quiero hacer eso, porque tengo mi responsabilidad. Pero cuando yo le pregunto a Marisol para qué es (la boleta), me dice: es que don Jovino me lo pide. Y no sé cómo explicarte, pero es que, ¿cómo le voy a decir que no a Jovino Novoa?

 

A la Deriva

Previo a sus declaraciones ante la Fiscalía, la periodista manifiesta que se encontraba confundida por el asunto. Había hablado con el abogado Matías Balmaceda (defensor de Novoa posteriormente) pero le señaló que la UDI no la iba a ayudar con dinero o asesoría a menos que fuera a pedirles el favor. Y más tarde,  su cuñada, que trabajaba en el estudio Schweitzer, la llamó explicándole que le habían dicho que se comunicara con Marisol Caviedes para “que se pongan de acuerdo en la historia”.

En ese momento, dice la periodista, es cuando comienza a dimensionar la situación en que estaba y concluye que sería ella misma quien buscaría ayuda legal y que además declararía la verdad. “En ese minuto me ganó el orgullo. ¿Por qué tengo que buscarlos, si son ellos los que me tienen que buscar a mí?”.

Sin embargo, debido a que no pudo costear las 200-300 UF que le cobraba el abogado, al día siguiente logró que la fiscal le aplazara la declaración en tres días hábiles. Así, con más tiempo contacto y pago al abogado Jaime Silva para que la representara, sin embargo desde la UDI comenzó a recibir llamados del diputado Macaya quien le comunicó que sería el abogado Jorge Gálvez quien la acompañaría. Pero la mujer ya había hecho crecer su orgullo luego que le habían dejado a la deriva, por lo que le dijo al parlamentario que “muchas gracias, pero te demoraste mucho. Nadie me pescó en la UDI y yo ya tuve que tomar mi defensa sola”.

En ese momento Macaya “explotó” y la llenó a “puteadas”. “Cuando le digo eso, empieza a hacer una catarsis conmigo de puteadas, literalmente. Que qué me creía; que yo no podía hacer eso; que yo tenía que acoger esta oferta del abogado Jorge Galvez; que esto estaba pagado; que yo devolviera la plata; que pidiera que me devolviera la plata. Y a todo esto yo decía, no. Entonces cuando me empieza decir: ¡yo tengo muchos problemas, no me puedo detener en ti, eres solo una de las 200 personas que están en esto y estoy asumiendo una responsabilidad que no me corresponde! Era como una sopa de hormonas”.

Llegó el lunes 20 de abril y declaró la información que tenía respecto de las boletas a SQM y los nombres involucrados, a petición de su asesor legal. Una parte de lo que dijo ante la Fiscalía fue que “el asunto del financiamiento u obtención de dinero por medio de boletas por servicios no prestados, no era exclusivo para época de elecciones, sino que se mantenía todo el año (…) no creo que alguno de los presidentes de la UDI hayan desconocido esta forma de obtención de dinero, pues ellos mantenían una estrecha relación”, sostuvo la mujer.

 

Parte el Matonaje de la UDI

Cuando finalizaron sus declaraciones comenzó a recibir muchísimas llamadas a su celular de gente relacionada a la UDI, prosigió contando a El Dinamo. Todas para cuestionar lo que había hecho.

Dice que comenzó a sentir miedo, ya le habían comunicado las expresiones del diputado Patricio Melero en su contra frente a un cliente de ella y de los insultos de la bancada UDI durante un almuerzo.

“Me dijeron de todo. Desde la profesión más vieja del mundo, hasta que yo quería hacerme famosa”. “Yo en ese minuto si, sentí miedo. Es más, no quise salir a la calle. Estuve en mi casa escondida. Mis papás estaban muy preocupados. Porque me sentí súper invadida”.

Pero eso no fue lo único, las redes de la UDI comenzaron a moverse y actuar. De esta manera, frente a los medios de comunicación la dirigencia histórica salio a desmentirla, cuenta la mujer. Y en privado, a decir que buscaba fama, venganza contra Novoa y que estaba siendo financiada por Víctor Pérez.

Cuenta que una de las cosas que mas le dolió fue las declaraciones del senador y presidente de la UDI, Hernan Larrain, quien en un programa de televisión la nombro de manera despectiva como “esa periodista“, aún cuando ella anos atrás había consolado y apoyado al parlamentario luego de ser expulsado de la presidencia el 2006.

“Yo lo que atino es a abrazarlo y decirle: don Hernán, pucha, tiene todo mi apoyo. Ese mismo señor que hacia un par de años atrás me había dicho ‘gracias Lilita’, ahora me trataba como ‘esa periodista’. Como que no me conocía”, sostuvo Zúñiga .

Luego, vinieron las presiones a sus clientes para que no se relacionaran con ella, fue tal la intervención de la UDI que perdió a todos sus clientes. Y sus hijos no se la han llevado gratis, en el colegio a su hijo le dijeron que “su mamá es una ladrona”. Además, su marido que trabajaba en Penta, quedó sin trabajo.

 

Que la UDI tenga los Cojones

Lily Zúñiga ha sido completamente marginada de la UDI, pese a no haber renunciado ella espera algún “acto de hombría” desde la casa política “Popular”.

“Yo estoy esperando hasta el día de hoy que alguien me diga cuál es la calidad que tengo actualmente en la UDI. Porque yo no he ido a renunciar a mi militancia. Yo estoy esperando que la UDI tenga los cojones para echarme. Eso es lo que quiero. Porque por debajo quieren que yo esté afuera. Y me han alejado de todo. Yo quiero que la UDI tenga los cojones para decirme te vas”, finaliza la periodista.

 

 

 

 

 

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook

Salir de la versión móvil