Sabat dejó deuda millonaria en Ñuñoa la que podría ascender a unos $3500 millones de pesos

De acuerdo a la concejala de Ñuñoa, Alejandra Placencia (PC), ni el propio alcalde Andrés Zarhi tiene claridad si se trata de $1500 o $3500 millones de pesos de déficit, por lo que se hace necesario una auditoria externa.

“El desglose tampoco está claro, se sabe que, al menos, unos $900 millones corresponden a una deuda con la empresa Chilectra, y unos $500 a $700 millones se adeudan a la constructora que lleva a cabo la obra más emblemática, pero frustrada de Pedro Sabat, la Clínica de Ñuñoa”, explica la concejala.

Concejala de Ñuñoa, Alejandra Placencia (PC)

Y si bien “Zarhi señaló no estar en disposición de solicitar una auditoría a la gestión del ex alcalde. Que le bastaba con el informe financiero que se entregue”…”a la luz de los hechos, hay razones para exigir que esto se lleve a cabo”, agrega en el blog de opinión de La Nación.

Todo comenzó con la construcción de la clínica de la comuna, y que según el 19º Juzgado Civil de Santiago fue construido en la ilegalidad, ordenando su demolición. La obra costó unos $11 mil millones de pesos.

Así, con la llegada del nuevo alcalde las cifras no calzaban. Mientras el contador saliente decía que el municipio tenía una deuda cercana a los $1.500 millones, quien asume como administrador de finanzas, sostiene que en realidad, son $3.500 millones.

“Lo que exigimos como concejo, desde que asumió el alcalde Zahri es una auditoría externa. No lo ha descartado, de hecho fue mencionado en el concejo de la semana pasada y nos dio una respuesta definitiva; nos va a dar un informe de finanzas (interno), pero sin duda un estudio externo daría un enfoque imparcial y que se clarifiquen, porque tenemos informes que son contradictorios”, explicó la integrante del concejo municipal a Cambio 21.

Por el momento, el alcalde recibió un ultimátum de 30 días por parte del concejo para que de paso a una investigacion del estado financiero, de los cuales, ya han transcurrido la mitad. “Esa auditoría no debiera ser del último periodo, sino que de unos 10 años. Hablamos de un municipio que por 20 años estuvo siendo gestionado con amplios poderes, y sin ningún tipo de fiscalización real en términos de las finanzas porque la ley no da esa atribución a los concejales”, finalizo Placencia.

Fotos: Facebook Profesora Alejandra Placencia Concejala de Ñuñoa

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook

Salir de la versión móvil