Condenan a militar (r) Carlos Enrique Blanco Plummer por el cruel asesinato de un conscripto en 1981.

El ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Temuco, Álvaro Mesa Latorre, condenó al Teniente Coronel (r) del Ejército de Chile Carlos Enrique Blanco Plummer como autor del delito de homicidio simple de Gumercindo Gutiérrez Contreras (19), perpetrado en la comuna de Lautaro  el 20 de marzo de 1981. La pena otorgada a Blanco Plumer es de 5 años y un día de presidio, la inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la de inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; al pago de las costas de la causa y sin ningún beneficio.

El ministro Álvaro Mesa logró establecer: 

a. Que Gumercindo Gutiérrez Contreras fue llamado a cumplir con su servicio militar obligatorio con fecha 15 de octubre de 1980 en el Regimiento de Infantería N° 20 “La Concepción” de Lautaro, siendo encuadrado en la Compañía Andina, actividad que realizó sin variación ni contratiempos hasta el 20 de marzo de 1981. Ese día, la víctima de autos fue designada para cumplir un turno de guardia en el puesto N° 2 del regimiento, debiendo permanecer en una garita ubicada en ese lugar.

b.  Que en la misma unidad militar antes indicada se encontraba prestando servicios don Carlos Enrique Blanco Plummer, Oficial recién egresado de la Escuela Militar, quien tenía el grado de Alférez. Este oficial desde que llegó al regimiento se hizo notar por su manifiesta inclinación a hacer alarde del manejo y dominio que tenía sobre las armas que portaba. Del mismo modo, comenzó a amedrentar a los soldados conscriptos durante las instrucciones y las rondas que pasaba en los turnos de guardia, colocando su pistola en la sien, en la boca o en el cuello del conscripto que tuviese cerca. Además, en algunas ocasiones lanzaba su corvo en contra de los conscriptos a modo ejercicio. El Alférez Blanco Plummer era un oficial prepotente, descriteriado y que daba muy mal trato a la tropa.

c.  Que durante la mañana del 20 de marzo de 1981 el Alférez antes indicado cumplía su rol de Oficial de Servicio pasando la ronda a los puestos de vigilancia del perímetro del regimiento “La Concepción” de Lautaro. Cuando pasó ante la garita del puesto N°  2 se detuvo y sacó su arma de servicio frente a unos soldados conscriptos que estaban efectuando labores de limpieza en el patio y le puso el arma en el cuello a uno de ellos diciéndole: “¿quieres morir peladito?”.

d.  Que posteriormente, este oficial se dirigió hacia la garita donde estaba Gumercindo Gutiérrez Contreras para lo cual subió por las escaleras que conducían a ese puesto de vigilancia. En ese lugar repitió la acción descrita anteriormente, poniendo su arma de servicio en la boca de la víctima y disparándole, lo que le provocó una herida de tal magnitud  que le causó la muerte casi instantáneamente.

Fuente: Poder Judicial de Chile


Memoria Viva

Gumercindo Gutiérrez Contreras, 19 años, soltero, soldado conscripto del Ejército, muerto el 20 de marzo de 1981 en Lautaro.

De acuerdo con lo señalado por la familia, Gumercindo Gutiérrez se encontraba cumpliendo con el Servicio Militar Obligatorio en el Regimiento La Concepción de Lautaro. El 20 de marzo de 1981 se les comunicó que había muerto debido a un accidente. La versión entregada por el Ejército fue que se había autoeliminado disparándose una bala con el arma de servicio que le había sacado a un oficial desde su cartuchera, mientras ambos se encontraban de guardia en el mismo Regimiento.

Según declaración de la madre de Gumercindo Gutiérrez, días después concurrió hasta su domicilio otro conscripto para advertirle que no se había tratado de un suicidio, sino que el señalado oficial le había disparado. Le contó también que al día siguiente de los hechos, el oficial había sido trasladado a otro recinto militar, y que otro conscripto que había presenciado lo ocurrido se encontraba internado en la enfermería del Regimiento, producto de un shock nervioso.

La investigación judicial que se inició ante la Fiscalía Militar de Cautín fue sobreseída temporalmente, no obstante que dos conscriptos coincidieron en señalar que al llegar al lugar inmediatamente después de haberse producido el disparo, vieron al oficial con su arma en su mano derecha; y que varios otros conscriptos declararon que este oficial era aficionado a jugar con las armas y a amenazar con ellas a sus subordinados.

Posteriormente, la madre interpuso en esa Fiscalía una querella criminal por el delito de homicidio en contra del oficial. En esta presentación, entre otras pruebas y diligencias, individualizó a los conscriptos testigos para que se les citara a declarar, pero la querella no fue acogida a tramitación, según señaló la Fiscalía, por “no tener la madre la calidad jurídica de perjudicada, la cual debió invocar antes de la sentencia de autos, la que se encuentra ejecutoriada”. Los nuevos antecedentes aportados no fueron investigados.

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook