CEMA Chile: las “pillerías” que Pinochet dejó en el lucrativo negocio de Lucía Hiriart y que le seguirán dando plata

La fundación Sin Fines de Lucro, CEMA Chile, fue arrebatada en Dictadura y entregada a la esposa del general Pinochet, María Lucía Hiriart Rodríguez para ser usada con fines de ayuda social, sin embargo, una investigacion por parte de Bienes Nacionales reveló que la ex “primera dama” ha estado vendiendo propiedades donadas por el Estado a perpetuidad y obteniendo ganancias de al menos unos $6.300 millones de pesos y de los cuales se han beneficiado familiares de la “doña Lucía”.

 

Sus orígenes

CEMA, fue creada en 1957 con un objetivo muy distinto al actual, pues su misión era prestar ayuda a las familias chilenas, poniendo énfasis en “los hogares obreros”, por medio de una red de apoyo dirigida principalmente a centros de madres que comenzaban a desarrollarse de manera incipiente a lo largo del país. La institución recibió un potente respaldo durante las administraciones de los ex presidentes Eduardo Frei Montalva y Salvador Allende, lo que fue abruptamente interrumpido con el golpe de Estado de 1973, que cambió su finalidad y su estructura y propiedad.

Hasta el golpe, la institución era dirigida por la esposa del primer mandatario de turno A partir de la toma del poder por Pinochet, el cargo radicó en la “esposa del Comandante en jefe del Ejército”, fue el primer cambio, desde allí se fueron estructurando modificaciones estatutarias que terminaron transformando la hoy fundación CEMA Chile, en una lucrativa trinchera, de “doña Lucía”.

El drama, es que su patrimonio se construyó sobre la base de “donaciones” entre gallos y medianoche de importantes inmuebles entre 1977 y 1990 y aportes (Polla, Lotería donaron más de US$820 mil, según cálculos de la comisión de Hacienda del Senado), provenientes del Estado. CEMA dejó de ser una obra social destinada a niños y mujeres en situación de vulnerabilidad (disculpe lo siútico, pobres, derechamente), para transformarse en una exclusiva aglutinadora de Centros de Madres, todavía aún, más exclusivos. En 1997, la presidenta del organismo es resorte de elección de un “Consejo” de confianza, estructurado en dictadura y de carácter vitalicio.

 

Un cuantioso e indeterminado patrimonio

¿Cuántos son los inmuebles que se transfirieron o entregaron en comodato a CEMA por el Estado?, ni la propia institución lo sabe a ciencia cierta. Es más, tampoco se conoce cuál es el patrimonio del organismo, pues muchos de los inmuebles que obran en su poder, tienen una tasación contable de 1 peso. Leyó bien, UN PESO. Una investigación de la PDI en 2005 (ligada al caso Riggs), logró determinar que, de acuerdo a las declaraciones de la contadora de Cema, Nancy Vargas, el patrimonio de Cema Chile está “distorsionado” y “no es fidedigno”. En lenguaje actual, es “ideológicamente falso”.

“Nunca se llevó un registro contable de las propiedades, ya que por instrucciones del directorio, éstas debían ser llevadas y administradas por la fiscalía de la fundación (…) Varias propiedades están ingresadas contablemente con valor de $1: corresponden a inmuebles donados a la fundación por Bienes Nacionales que, al no contar con su valor de tasación, se ingresaron con ese valor para mantener un registro. La decisión fue tomada por el Departamento de Finanzas (de CEMA). Cuando en marzo de este año (2005) iniciamos un catastro de las propiedades de la fundación, pudimos enterarnos que existen varias que no están registradas, en especial inmuebles en provincias. Pese a encontrarse registradas en los respectivos Conservadores de Bienes Raíces, la fundación no tiene mayores antecedentes de ellas, aun cuando estaban siendo ocupadas por las respectivas sedes”, señaló a la PDI la contadora.

¿Y la historia de los bienes entregados gratuitamente? No existe, pues en 1996 se ordenó incinerarlos, no dejándose copia que acreditara su origen, monto, destino y demás condiciones para su entrega y administración. ¿Qué tal? Aun así la PDI incautó los libros de actas del directorio de la fundación, logrando determinar que, en caso de ser disuelta, los bienes no vuelven al Estado, sino que van a parar a otra institución cuyo directorio y administración radica en la propia familia Pinochet. Y al parecer “dona Lucía” lo tiene tan claro que la escandalosa venta de bienes y dineros traspasados desde CEMA a sus cuentas, alertaron al Ministerio de Bienes Nacionales que determinó una investigación acuciosa acerca de la materia.

 

El “sitio” de Chillán.

Fue justamente la venta en 2014 de una propiedad en esa ciudad, por una suma superior a $780 millones, la que encendió las alarmas al gobierno y parlamentarios. Hasta donde se conoce, se han realizado enajenaciones de propiedades por más de $ 6.300 millones, ignorándose completamente el destino que se dio a esos fondos. Lo que sí se pudo determinar, es que familiares de “doña Lucía” se han beneficiado de pagos realizados desde la fundación, según denunció en su oportunidad Ciper. De hecho tres entes privados, las universidades Bernardo O’Higgins, San Sebastián y Mayor, funcionan en terrenos que fueron de CEMA y que antes eran propiedad fiscal.

La propiedad de Chillán que en diciembre de 2014 Cema enajenó, posee casi media hectárea y se encuentra ubicada en Avenida Ecuador Nº 395, de esa ciudad. Su origen es una donación efectuada en 1987 por la misma Municipalidad de Chillán, dirigida por aquel entonces por el alcalde designado por la dictadura y exconsejero nacional de RN, Juan Héctor Canahuate. La donación “irrevocable”, según da cuenta la escritura respectiva, tenía por fin que CEMA construyera en ese paño “su sede provincial y comunal”. La entrega gratuita de la propiedad, fue aprobada por el Ministerio del Interior y tiene estampada la firma del mismo Pinochet.

La propiedad fue enajenada por la fundación, luego de que la hubiera ofrecido, sin éxito, en venta a… la misma Municipalidad de Chillán, que se lo había regalado. Digno de Ripley. Si bien ya había transcurrido el plazo en que estaba vigente la prohibición legal de enajenar (5 años), Cema no cumplía con la condición de destinarlo a sus oficinas, pues allí funcionaban los Juzgados de Policía Local de Chillán, a los cuales les arrendaba la propiedad. El actual alcalde de Chillán (ex UDI), no opuso reparos a la operación de arriendo y posterior venta (a la Sociedad Agrícola Covadonga), y así CEMA (y “doña Lucía”) hicieron un negocio redondo.
Las “otras” donaciones

Un dato ilustrativo no pasó desapercibido, esa propiedad no figuraba en el listado patrimonial de bienes entregados gratuitamente a CEMA por el Estado… y ello parecía formalmente lógico, pues el donante era una municipalidad, entonces, ¿cuántas otras propiedades y bienes (incluido dinero) no figuran en el patrimonio de CEMA? El Ministro de Bienes Nacionales Víctor Osorio, estima que se trata de un total de 134 propiedades fiscales que fueron entregadas a la fundación entre los años 1977 y 1989. Pero es eso, solo una estimación.

Se sabe que aparte de esa nómina que maneja el ministerio, existen más de 50 propiedades cuyo origen es similar a la de Chillán, cedidas gratuitamente por municipalidades y cerca de una decena cedidas por el Serviu a través de sus distintos organismos, antecedente recabado del informe de la PDI del año 2005, entre las que se identifican seis en la Región Metropolitana y una en el sur. No solo eso, existen donaciones en dinero, algunas conocidas y otras que se mantienen en absoluta reserva por el entorno de “doña Lucía”. Entre 1996 y 2004, la PDI perició ingresos por más de $3.741, cuyo destino se ignora.

El señalado informe policial, establece dos hechos, el primero es que a partir de la vuelta a la democracia, CEMA comenzó a financiarse del negocio inmobiliario, por el arriendo y venta de propiedades y, la segunda y más grave, que resultó imposible al organismo policial determinar si esos dineros entraron o no a CEMA, poniendo en duda tal circunstancia: “Las debilidades de control interno observadas en la administración de bienes inmuebles y otras operaciones propias de la gestión administrativa permiten a estos peritos dudar de que el producto de la venta de todas las propiedades transferidas por el Estado a la fundación haya ingresado a las arcas de la entidad”.
Se destapa la olla en regiones

Al caso de Chillán se han ido sumando nuevas denuncias e investigaciones. En Concepción, por ejemplo, el Seremi de Bienes Nacionales Eric Aedo, solicitó al CDE su intervención para recuperar 5 propiedades de las donadas a CEMA Chile, que a criterio de la autoridad, su uso no correspondería al destino por el que fueron cedidos. En Talca, por su parte, se denunció que Cema estaría vendiendo las propiedades que el Estado le transfirió para fines sociales. De hecho hay 5 propiedades que estarían en proceso de enajenarse y por ello se estaría presionando a los vecinos que las ocupan para abandonar los inmuebles.

El concejal de Talca, Sixto González señaló que “En varias oportunidades han venido a amedrentar y convencer a los adultos mayores y al centro de madres para que se vayan porque van a vender esta propiedad. Consideramos que eso es absolutamente reñido con el principio de probidad porque este es un bien social de todos los chilenos y no es posible que vaya en beneficio de una familia”, espetó González. En Los Ríos también se pusieron “las pilas” y se encuentran fiscalizando varios terrenos entregados a CEMA Chile.

El Seremi de Bienes Nacionales Los Ríos, Claudio Lara, ordenó la fiscalización de dos concesiones de uso gratuito en las comunas de Futrono y San José de la Mariquina y dispuso también una visita a la única transferencia que existe desde esta seremi a la CEMA en la región. “Al igual que lo ha hecho el ministro, fiscalizaremos las concesiones sobre terreno fiscal que tiene la fundación, con la finalidad de recabar antecedentes que nos permitan tener mayor claridad (…) Respecto al terreno transferido a la región, el equipo de fiscalizadores tomarán contactos con la fundación para iniciar la etapa de fiscalización de esos terrenos que fueron entregados a la fundación hace 27 años”, indicó. A nivel país se reproducen estas situaciones.

 

Entre restituir y disolver. 

El ministro Osorio, requirió del CDE que estudie la factibilidad de iniciar acciones judiciales con el objetivo de restituir al Fisco los inmuebles transferidos gratuitamente a CEMA durante la dictadura: “Hemos solicitado al Consejo de Defensa del Estado que proceda a estudiar la factibilidad jurídica de interponer una acción judicial de reversión de dominio, para la restitución al Fisco de los inmuebles transferidos gratuitamente, por la causal de no haberse dado cumplimiento a la finalidad social que sirvió de fundamento a la transferencia gratuita”, sostuvo.

Otros han ido más lejos, como el senador independiente Alejandro Guillier, quien sostuvo que procedía la “disolución de CEMA, toda vez que perdió los fines para los cuales fue creada”. De paso se sumó apoyando la investigación ordenada por el ministro Osorio: “Estamos pidiendo que se aclare el destino de 134 bienes y que tendrían un monto valorizado del orden de los $6.300 millones y que el Ministerio de Bienes Nacionales ha solicitado al Consejo de Defensa del Estado que haga las gestiones para recuperarlos”, afirmó el congresista. Igualmente pidió se investigara un eventual “enriquecimiento ilícito”.

Esta ofensiva ministerial esta vez irá más lejos que un simple “saludo a la bandera”, ya que se están estudiando medidas que eviten que se sigan enajenando propiedades en perjuicio fiscal: “También hemos solicitado al CDE que proceda a examinar la procedencia de impetrar medidas precautorias, como prohibición de actos y contratos y/o el nombramiento de interventor, respecto de los inmuebles que permanezcan en el patrimonio de la Fundación CEMA Chile, incluso en carácter de prejudiciales, a fin de evitar operaciones que intenten sustraer dichos bienes raíces del resultado de la acción”, aseguró.

 

Si le quitan Cema, “doña Lucía” igual gana…

Pinochet solía asegurar que no se movía una hoja en el país, sin que él lo supiera. Y, en esta materia, así parece, pues en caso que se disuelva Cema, sus estatutos, modificados en dictadura, establecen que serán dos los beneficiados que se repartirán el patrimonio tras la liquidación de la fundación. Una es la “Corporación de Damas de la Defensa Nacional”, que reúne a las esposas de oficiales de las tres ramas de las FFAA. Pero donde el descaro no tiene nombre es en el otro beneficiario.

Se trata de la “Fundación de Apoyo Social”, existente desde 1983 y cuyo directorio conocido está compuesto nada menos que por la propia “doña Lucía” como presidenta, sus tres hijas, Lucía, María Verónica y Jacqueline, en calidad de vicepresidentas y la hermana de la viuda Pinochet, Tatiana como directora. Desde Cema dicen desconocer antecedentes acerca de esta organización. Este es el organismo que se apropiaría de la mitad del patrimonio que el Estado le cedió gratuitamente a CEMA.

 

CDE reabre caso Riggs

Las primeras investigaciones al uso y abuso de los bienes de CEMA, se dieron a través del denominado caso Riggs, que determinó que Pinochet bajo nombres falsos escondía millones de dólares en bancos del exterior. Entre las aristas investigadas se encuentran cuantiosos, clandestinos e ilegales traspasos detectados desde CEMA a Pinochet.

El juez Manuel Valderrama, a cargo del caso y que acreditara los fraudes fiscales de Pinochet y los demás delincuentes que se coludieron con él, optó por archivar la investigación de la arista CEMA. El CDE apeló de dicha medida señalando: “Este consejo ha podido reconstruir un listado de 138 inmuebles de propiedad de CEMA Chile a lo largo de todo el país, los que fueron transferidos a título gratuito, todo ello a partir de una nómina que entregó en su momento el Ministerio de Bienes Nacionales”.

“Puede colegirse que dichas entregas pudieron ser incluso por montos mayores en aquella época en que no se tienen los registros contables, quedando claro que la señora Hiriart utilizaba la fundación para sus propios intereses”, establece el escrito del CDE, que agrega: “hemos descubierto bienes inmuebles que no aparecen en dicho listado y cuya situación actual no ha sido materia de la investigación, careciéndose de todo antecedente acerca de su venta a terceros y del destino de los fondos adquiridos con ella”.

 

 

Fuente: Cambio 21

COMENTAR

SIGUE a TU VOZ CIUDADANA en Facebook